Escrito por Marcelino Cuevas y publicado el 17 de Febrero de 2016 en Diario de León

Hay escultores que consiguen que materiales tan contundentes como el hierro, el bronce o la piedra, se conviertan en soporte dúctil para unas figuras que parecen modeladas en barro o cera.

Las esculturas que presenta Carolina Rodríguez en la sala de arte Bernesga, tienen la etérea delicadeza de lo femenino. Sus mujeres danzan en el espacio, caminan por el aire u observan, cómodamente sentadas, como la vida pasa ante sus ojos.

Cuenta su creadora, a pesar de su juventud, con una larga trayectoria de exposiciones y de reconocimientos a nivel internacional.

Leer la reseña completa